La mejor forma de pesar líquidos con alta precisión

Ya sea que fabriques pintura o mezclas químicas sensibles, es probable que requieras un nivel especial de precisión con respecto a los pesos que otro tipo de fabricante requiere.

Si utilizas gases licuados como parte de tu proceso industrial, también vas a requerir una forma fácil y confiable de monitorear la cantidad de material colocada en tus contenedores.

pintura

Esto de sebe principalmente a que las básculas industriales promedio, que utilizan células de carga para determinar el peso, no cumplirán con los requisitos que te son importantes y particulares en tu giro empresarial.

Si bien esta tecnología satisface las necesidades de la gran mayoría de los fabricantes, no tienen las características de precisión o sensibilidad que necesitas.

Por ejemplo, las balanzas de restauración de fuerza magnética (MFR) proporcionan una alta resolución y precisión para tu caso, solo que pueden ser caras y tener ciertas limitaciones y vulnerabilidades.

En este sentido, pueden tener una capacidad máxima muy restringida, esto es aproximadamente 127 kg o 50 libras y a veces hasta menos.

También es probable que se experimenten desviaciones en la precisión debido a cambios en la temperatura, las corrientes de aire y las vibraciones.

Entonces, ¿qué hacer?

basculas-industriales

Las células de carga son el componente interno responsable de determinar el peso. En general, utilizan medidores de deformación para detectar la tensión causada a través del resorte de la báscula cuando se aplica peso a la plataforma.

Los calibradores de tensión se conectan entre sí para formar un puente de Wheatstone y cuando la resistencia del calibrador cambia, también lo hace la salida de tensión del puente.

Esta señal analógica debe convertirse a una digital antes de que se pueda visualizar el peso.

Esta conversión y las características del muelle del elemento limitan la precisión y la sensibilidad de las medidas tomadas con esta tecnología.

Para resolver este problema, a las células de carga se les colocan dos transductores de onda acústica de superficie (SAW), que miden el desplazamiento del elemento del resorte en lugar de obtener una deformación.

Cuando un objeto se coloca en la plataforma de la báscula, crea una onda en masa en el sustrato del elemento de resorte.

Esta onda se pasa a través del transductor de transmisión y se envía al receptor donde se amplifica y se envía de vuelta al transmisor, creando un circuito de retroalimentación entre ellos.

basculas-industriales2

La frecuencia con que esta onda oscila entre los dos transductores depende de la distancia entre ellos.

Esta distancia está directamente relacionada con la flexión del elemento del muelle, que cambia de acuerdo con el peso aplicado a la plataforma.

Esta frecuencia se mide digitalmente y la señal se envía al indicador donde se ve el peso numérico del elemento.

De esta forma podemos obtener un dato mucho más preciso en cuanto a los productos líquidos que manejamos.

Si es tu caso, vale la pena que preguntes a tu proveedor sobre este tipo de tecnología especial para una báscula industrial que te apoye en tus procesos específicos como son los líquidos o gases licuados.