La actividad de compraventa

Recientemente regresamos de una feria muy interesante donde se exponen empresas que están a la venta (de ahí su nombre, Compra de una empresa) donde a su vez se da todo un curso introductorio a cada persona interesada para evaluar qué tan viable es la compra de cada firma.

Los compradores deben de hacer un buen análisis de cualquier empresa que estén posiblemente interesados en comprar, ya que el objeto de la mayoría de los empresarios al comprar una compañía es hacer dinero y no solo eso, sino mucho más dinero de lo que invirtieron para la compra de aquella compañía.

Muchos empresarios hacen negocio mediante la compraventa de empresas, algo que he escuchado se puede  volver un tanto adictivo para algunos tiburones, ya que muchas veces, aunque los analistas financieros digan que hay mucho potencial económico en tal o cual firma, en realidad todo es una apuesta, debido a que muchas cosas en el mercado pueden cambiar.

Para otros empresarios, más que una apuesta esto es simplemente una actividad económica que siguiendo cierto modelo de operación se consigue el éxito la mayoría de las veces haciendo de esto una actividad con buen rumbo y cause.

También existe otro tipo de empresario, quien básicamente desea crear un imperio empresarial donde puede también formar un grupo empresarial mayor, de varias empresas manejadas por un comité o un pool de socios.

Algunos otros compran compañías en el extranjero para poder obtener papeles de residencia o hasta la misma nacionalidad de algún país poderoso, quien otorga pasaportes por este medio.

Por supuesto, existen muchos que están interesados en comprar empresas para poder lavar dinero sucio, una actividad que en México conocemos coloquialmente con el nombre de “Lavandería”.

Muchas personas prefieren comenzar una compañía desde cero y hacerla crecer poco a poco, de la misma manera que la araña teje su telaraña, paciente pero seguramente hasta crear algo digno de un nombre.

Risk Uncertainty
Risk Uncertainty

Algunas de estas personas comparan esta actividad de emprendimiento con la crianza de un hijo o hija, ya que en la actividad empresarial como en la paternal se aprende mucho de la crianza, algo que solidifica mucho lo ya existente.

Muchas veces el segundo intento sale mejor que el primero, o el tercero que el primero y el segundo, por lo que muchas personas son de la idea de que hay que seguir tratando aunque las cosas salgan bien mientras que otros nos aconsejan apegarse a aquello que ya haya funcionado en el pasado, todo depende de cómo veamos las cosas y de qué materia este hecho nuestro espíritu.

No obstante, muchos empresarios, quienes ya llevan una carrera larga, prefieren comprar algo que ya esté hecho y que esté caminando por sí mismo, para evitar tener que regresar a aprender a caminar cuando uno ya sabe volar arriba de las nubes.

Yo personalmente soy de la idea de que nada es más grato que el ver los frutos de algo construido con nuestras propias manos.