Magnánimas Explosiones

Hace unos días fuimos invitados a Corea del Sur para ver el ultimo ejercicio militar conjunto entre las fuerzas norteamericanas y sudcoreanas la parte extrema sur de la península donde el objetivo era simular un desembarco ofensivo contra el país ficticio de “Kimson” , siendo por supuesto una representación o un equivalente de Corea del Norte.

El desembarco se podía ver desde unas butacas en la parte este de aquel perímetro en una zona elevada , lo que significaba que podíamos ver todos los movimientos claramente desde el extremo flanco izquierdo de la fuerza expedicionaria , algo que nos resulto´  algo impresionante ya que pocas veces un ser humano tiene la oportunidad de ver una serie de maniobras de esta naturaleza.

Estas maniobras se llevaron acabo por dos portaaviones ; 20 destructores ; 22 fragatas de soporte ; 60 vehículos anfibios ; y 600 soldados comandados por el Coronel James Livingston( por parte de los norteamericanos) y el teniente Coronel Li

( por parte de los coreanos) . Este cuerpo expedicionario fue apoyado por la cinco escuadrones de aviones casa de tipo F-18 ; siete divisiones de helicópteros blindados todos apoyados a priori por cinco aviones bombarderos tácticos , uno de los cuales simulaba portar material nuclear.

El ejercicio comenzó a las 11 A.M por lo que tuvimos que estar en nuestras butacas en aquella parte alta con una hora de anticipación donde hubo una pequeña ceremonia de apertura por el comandante supremo de las fuerzas armadas coreanas donde se nos explico que era lo que habríamos de ver y el porque de todo el ejercicio , haciéndonos claro que existe un altísimo grado de posibilidades de un conflicto armado de dimensiones severas con sus vecinos del norte.

Lo primero que vimos fe el arribo de la fuerza expedicionaria tan solo 10 minutos después del fin de la ceremonia , lo que significa que el cuerpo expedicionario llego con absoluta puntualidad habiendo salido desde el sur de Japón 40 minutos posteriores a la hora mencionada.

Debo decir que nunca espere que los barcos de guerra muchas veces se convierten invisibles al ojo humano debido a su color gris que por alguna razón se pierden de manera excelente con el azul obscuro del mar siendo solo los portaaviones los que se ven claramente debido a sus dimensiones supremas.

Tan solo unos minutos tras haber nuestros ojos localizado la flota escuchamos unas explosiones de carácter mayor a unos 4 kilómetros de distancia hacia el oeste donde nos encontrábamos, siendo estas un buen tonelaje de bombas lanzadas por los bombarderos tácticos impactando su blanco con perfección , siendo estos dos pistas de aterrizaje ficticias simulando bases aéreas norcoreanas que se habrían de neutralizar previo al desembarco para prevenir ataques aéreos enemigos.

Acto seguido , los destructores de la  flota comenzaron a disparar cientos de misiles en contra de sus objetivos en la playa apoyados por aviones caza saliendo de los portaviones. Aproximadamente 20 minutos después , los vehículos anfibios se acercaban a la playa escoltados por no menos de 40 helicópteros , muchos de ellos de tipo Apache , desplomando un fuego magnánimo antes del desembarco final.

No puedo describir con palabras los sonidos de las explosiones que ese día se manifestaron.